De la obtención del aceite de oliva se obtiene un subproducto de la aceituna como es el hueso u “orujillo”. Este hueso se almacena en una nave contigua a la planta de obtención de aceite, aunque no está limpio al 100%, el hueso obtenido se puede usar perfectamente como combustible en calderas adaptadas. La humedad media con la que sale este hueso es del 30%, humedad no recomendable para usar directamente en dichas calderas, por lo que se debe dejar secar un poco hasta que alcance sobre un 15% de humedad.

La producción de hueso de aceituna anual depende directamente de la cantidad de aceituna que se reciba, por lo que hay campañas en la que la producción supera las 15.000 toneladas y otras en cambio en las que debido a la escasez de aceituna no supere las 4.000 toneladas, cantidad que utiliza la fábrica para autoabastecerse.

La carga de hueso se realiza a granel, ya que la empresa no tiene este producto comercializado y envasado para su carga. Puede retirarse en cualquier momento del año y solamente por cooperativistas.