Las creencias populares otorgan al Aceite de Oliva propiedades curativas y beneficiosas para la salud que con el avance actual de las investigaciones y tecnologías se están confirmando y demostrando como ciertas. La lista de cualidades saludables del consumo y aplicación cutánea de Aceites de Oliva se ha ampliado enormemente en los últimos años situando al Aceite de Oliva como abanderado de la dieta mediterránea y como producto natural de primer nivel.

Los beneficios para la salud que aporta el Aceite de Oliva son bien conocidos desde la antigüedad. Ya Hipócrates, Galeno o Dioscórides redactaron tratados sobre el asunto. Con el paso del tiempo la investigación científica ha dado la razón a las creencias y aplicaciones de las civilizaciones de influencia mediterránea.
En los países mediterráneos, caracterizados por el uso del Aceite de Oliva en su alimentación, la incidencia de enfermedades crónicas está entre las más bajas del mundo, mientras que las expectativas de vida están entre las más altas. En consecuencia, la dieta mediterránea se ha tomado como un modelo saludable a seguir.
En las últimas décadas el Aceite de Oliva y, en especial, el Aceite de Oliva Virgen se han revelado como alimentos saludables con numerosos efectos positivos sobre la salud humana. Esto se debe fundamentalmente al alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y a sus componentes antioxidantes (vitamina E y compuestos fenólicos).

El Aceite de Oliva ingerido habitualmente determina una composición de ácidos grasos del tejido adiposo, con especial contenido en ácido oleico, que favorece el perfil adecuado de ácidos grasos en las células.
Los efectos beneficiosos del aceite de oliva virgen sobre el organismo se pueden resumir en:

  • Aparato circulatorio: nos ayuda a prevenir la arteriosclerosis y sus riesgos.

  • Aparato digestivo: produce una mejora en el funcionamiento del estómago y del páncreas.

  • Piel: posee un efecto protector y tónico de la epidermis.

  • Sistema endocrino: ayuda a mejorar nuestras funciones metabólicas.

  • Sistema óseo: estimula el crecimiento y ayuda a la absorción del calcio y la mineralización.

  • El Aceite de Oliva Virgen contiene vitamina E, por lo que -debido al efecto antioxidante de ésta sobre la membrana celular- está especialmente recomendado para la infancia y la tercera edad.

DIEZ RAZONES PARA CONSUMIR EL ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA.

1. ES EL MÁS VITAMÍNICO: aporta tres vitaminas esenciales para el organismo (A, D y E). Junto a su valor nutricional, facilita el consumo de otros alimentos como las verduras y hortalizas haciéndolos más sabrosos.

2. ES EL MÁS SALUDABLE. No tiene conservantes ni aditivos ya que un zumo completamente natural. Ayuda a realizar una perfecta digestión y juega un papel muy importante en la prevención de numerosas enfermedades.

3. NO SE SOMETE A PROCESOS QUÍMICOS. Es uno de los pocos alimentos completamente natural, pues en su elaboración sólo se emplean métodos mecánicos, nunca químicos. Simplemente se prensa o centrífuga, se deja reposar y luego se filtra.

4. ENGORDA MENOS: Aunque todas las grasas tiene más o menos las mismas calorías, el aceite de oliva virgen es el que mejor asimila nuestro organismo. Además para conseguir el mismo sabor se necesita una menor cantidad que con cualquier otro aceite.

5. ES ECONÓMICO: Aunque pueda parecer el más caro, es una creencia errónea. Ciertamente, el precio del litro es más caro que otros aceites, pero ninguno de ellos cunde como el de oliva virgen. Además puede reutilizarse muchas más veces para frituras que cualquiera de los otros.

6. ES EL QUE MENOS SE DETERIORA: La mayoría de los aceites no pueden emplearse para cocinar a temperaturas elevadas, pues pierden gran parte de sus propiedades y, lo que es peor, desprenden numerosas sustancias tóxicas para el organismo, por el contrario, el aceite de oliva virgen soporta bien temperaturas superiores a 180º por lo que resulta el más indicado para cocinar.

7. PREVIENE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES: Sus propiedades antioxidantes y anticoagulantes disminuyen el riesgo de enfermedades coronarias y circulatorias. De hecho, las personas que consumen diariamente una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen presentan menos probabilidad de padecerlas.

8. MANTIENE LOS HUESOS SANOS: Su contenido en ácido oleico, en crudo, es beneficioso para el crecimiento de los huesos, el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso en general.

9. ES BUENO PARA LA PIEL: Gracias a su vitamina E, funciona como regenerador natural de la piel, evitando el envejecimiento prematuro de la células.

10. ES EL ÚNICO QUE PUEDE LLAMARSE ACEITE: Curiosamente así es. Resulta que la palabra aceite se refiere solo al producto extraído de las aceitunas. El resto de los mal llamados aceites provienen de diferentes semillas que nada tienen que ver con las aceitunas.